lunes, 20 de diciembre de 2010

Las Promesas de Dios son para todos

Dios en su misericordia y amor nos proporcionó de bendiciones para nuestra vida en la Tierra, algunas de esas bendiciones ya las disfrutamos y otras aún están por llegar. Esas bendiciones que faltan por llegar se llaman promesas, porque ya fueron autorizadas por Dios y sólo están esperando el tiempo correcto para alcanzarnos.

Hebreos 10:36 nos enseña que si obedeces a Dios y esperas en Él alcanzarás la promesa. ¿A qué promesa se refiere? A la que conquistó para nosotros en la cruz del calvario, al privilegio de ser llamados Hijos de Dios y a todos los beneficios que con eso viene.

Nadie está exento de alguna promesa divina, es decir, Dios quiere regalarnos muchas cosas para ser felices en esta vida, pero para eso, es necesario obedecer y esperar en Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayúdenos a aprender más dejando tu comentario aquí.